Retos de la gestión de flota

Los recursos humanos de mantenimiento de campo a menudo son escasos. Obligados a hacer malabarismos con las prioridades, y recurriendo a la resolución creativa de problemas para mantener activos en funcionamiento. Suele pasar que la gestión de flota queda en las últimas posiciones en la lista de prioridades durante las iniciativas digitales, con inversiones escasas en servicio y mantenimiento pospuesto. Si bien esto es comprensible, implica también un alto riesgo ya que los vehículos de flota funcionan mejor cuando reciben el mantenimiento preventivo correcto.

Escasez de conductores

La escasez de conductores ha sido una de las principales preocupaciones para gestores de flotas en la última década. Como las demandas de carga aumento del transporte y el número de nuevos solicitantes de conductores continúa estancado, los expertos predicen la escasez de conductores pueden acercarse a 250,000 para 2022. Reclutar conductores sin la experiencia requerida también puede conducir a problemas de seguridad y la necesidad de sistemas de monitoreo del conductor. La tecnología puede ayudar a monitorizar las respuestas del conductor y los protocolos de seguridad, aunque estos sistemas también agregan complejidad al mantenimiento de la flota.

Digitalización de vehículos.

La adopción de aplicaciones digitales puede permitir  rastrear rutas de vehículos, acceder a datos en el historial de servicio hasta el componente, mantener registros de cumplimiento, y recibir notificaciones cuando vence el mantenimiento preventivo. Mayor sofisticación de la telemetría e internet de las cosas. La tecnología (IoT) hace posible que se puedan rastrear todos estos procesos y más.

Costes de combustible

Dependiendo del tipo de vehículos de flota desplegados los costes en combustible pueden llegar a ser elevados. Incluso fluctuaciones modestas en el costo del diesel pueden tener una gran influencia en el resultado financiero de la empresa. Por tanto los equipos de mantenimiento deben estar al tanto de informes de uso de combustible y alertas de posible averías que pueden ser resueltas antes de que estas sean más graves y provoquen un tiempo de parada y costes elevados.

Controles ambientales

Los eventos climáticos extremos han generado una mayor conciencia en torno al cambio climático y han conducido a nuevos estándares medioambientales a nivel global. El endurecimiento de legislación ambiental significa que los responsables de flota deben cumplir con la legislación, además de la presión para eliminar el uso de motores de combustión interna. Responsables de flota y técnicos de servicio deben estar al tanto de los problemas y formular sus propias estrategias.

Aumento de la popularidad de los vehículos eléctricos.

Según las estimaciones actuales, los vehículos eléctricos (EV) alcanzarán un punto de inflexión en algún lugar entre 2035 y 2040, donde la mitad de todos los vehículos vendidos serán Eléctricos. Su proliferación en el mundo de camiones y furgonetas está en continuo aumento.

Optimización de ruta

El software de optimización de ruta puede rastrear la ubicación de un vehículo, identificar el vehículo óptimo para llegar al punto y calcular la mejor ruta, consiguiendo así una optimización de los recursos humanos, combustible, reducción de costes de combustible y mantenimiento y por tanto incrementando el retorno de la inversión para la empresa.

Comportamiento del conductor

Existe una fuerte correlación entre el comportamiento del conductor y las necesidades de mantenimiento. Datos sobre cuándo se produce una conducción agresiva, ralentí excesivo,  o desactivación de los sistemas de seguridad pueden usarse para mejorar la capacitación y fomentar la mejora. Los datos cambian el diálogo de ser anecdótico y especulativo a estar basado en hechos, permitiendo obtener mejores resultados.

Seguridad

A medida que las flotas sean autónomas y funcionen digitalmente, los equipos de mantenimiento serán parte de la línea crítica de defensa para garantizar que el transporte y el uso de vehículos sean seguros. Los técnicos no solo deberán inspeccionar y garantizar que existen sistemas de respaldo y salvaguardas, sino también monitorear las tecnologías involucradas en la operación de la flota, desde el despacho hasta los sensores que monitorean los niveles de líquido de frenos.

 

Comparte el artículo con tus colegas y ayúdanos a crecer))